Busca Profeco cambiar perfil del de los consumidores mexicanos

 

Ricardo Sheffield Padilla, titular de la Profeco, quiere convertir a todos los mexicanos en jueces impecables en los mercados de consumo en vez de ser simplemente consumidores.

 

El objetivo, según el funcionario, es lograrlo a través de información sobre bienes y servicios, pero también por medio de nuevas tecnologías e inteligencia artificial para poder generar un “círculo virtuoso” de retroalimentación constante entre los ciudadanos y las empresas. 

 

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tiene como principal objetivo que durante este sexenio, los mexicanos puedan convertirse en reguladores de los mercados de consumo.

 

“La información es lo que empodera o nos empodera como consumidores”, dijo.

 

Dentro de estos seis años de Gobierno a cargo de Andrés Manuel López Obrador, se quiere abordar el tema de consumo como derecho de acceso a información para lograr un balance en el consumo saludable, seguro, sustentable y razonado por parte de los clientes y las empresas. 

 

El reto que tendrá la Profeco, será impulsar y regular cerca de 3 mil elementos del mercado de consumo en México. Esto implicará un ámbito en donde se incluirá a todos los bienes y servicios que se comercian, salvo médicos, financieros, casas de empeño y sorteos de vehículos. 

 

Se estima que estas nuevas herramientas tecnológicas, lleguen y sean absorbidas por 155 millones de consumidores, de los cuales 122 millones son mexicanos y 33 millones son consumidores extranjeros. 

 

Sheffield mencionó la existencia de una estrategia bilateral entre la Procuraduría y el consumidor. Por un lado está la responsabilidad de la Profeco de informar y empoderar a los mexicanos, y por el otro, la habilidad de la Profeco en resolver los problemas que vayan surgiendo. 

 

Al lograr este desafío, el siguiente paso sería generar mejores canales de acercamiento y comunicación con la gente, para fortalecer la confianza de la ciudadanía en la Profeco y que así puedan participar activamente en los procesos operativos.

 

“Donde un consumidor no se queja, no hay problema. Donde un consumidor se queja, tienes un problema que atender. Y no sólo es el problema del consumidor en lo individual. Normalmente el problema de un sólo consumidor termina reflejando una numeralia, una estadística que te habla de la necesidad de una intervención”, mencionó Sheffield. 

 

Con información de Sin Embargo

Comments

comments