Tres de cada cuatro frascos de miel que se comercializan son adulterados

 

El gerente del Comité Nacional Sistema Producto Apícola, Víctor Manuel Abarca Salas afirmó que tres de cada cuatro frascos de miel son adulterados, la mayoría de ellos son elaborados con jarabe de fructosa.

“De ese tamaño es el problema que enfrentan los apicultores en el mercado mexicano”, dijo Abarca Salas.

Las importaciones de fructosa de Estados Unidos han ido ganando terreno en el país, lo que han dado pauta a una competencia desleal y han provocado que el kilo de miel disminuya hasta en 42 pesos.

China se ha convertido en el principal exportador a nivel mundial, ha duplicado su producción de endulzante y exporta al menos 120,000 toneladas. Entre el 2000 y 2016 pasó de 230,000 a casi 500,000 toneladas de endulzante. Esto ha provocado la saturación en los mercados e incluso “se habla de mieles de dudosa procedencia”, manifestó el  gerente del comité.

El representante de las comisiones de Ganadería, Agricultura y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, Efraín Rocha Vega, señaló que la producción nacional alcanzó poco más de 53,000 toneladas de miel hacia noviembre de 2018 y, de ellas, se han exportado 34,000 toneladas.

Las 19 mil toneladas restantes se quedan para consumo interno, no obstante, la ingesta per cápita es sólo de 120 gramos. “La falta de consumo hace difícil, a simple vista, identificar cuando la miel es pura o a través del sentido del gusto”, sostuvo.

Hace falta promover el producto y sus derivados en los hogares mexicanos, inclusive a través de programas sociales. Si cada mexicano comiera una cuchara de miel al día, se estarían consumiendo  al menos 48 mil toneladas anuales y con esta práctica se contrarrestaría la compra de productos adulterados a base de fructosa.

También comentó que: “Las empresas o personas que adulteran la miel lo hacen con un envase extraordinariamente bonito, incluso de vidrio, invierten mucho en etiquetas y le agregan un panalito de miel al producto”.

El kilogramo de fructosa se encuentra en aproximadamente 12 pesos, en contraste con los 40 o 50 pesos que cuesta la miel pura.

Una recomendación para que no nos den “gato por liebre” es leer con atención la etiqueta del producto antes de comprarlo para saber si es miel pura, y verificar que en su listado de ingredientes no aparezca escrito “glucosa” o “jarabe de fructosa”.

En contraste

Urge que en México se fortalezca el consumo de productos nacionales, para que de manera paulatina se desplace a los productos importados de dudosa procedencia, ya que afecta  a unas 400,000 familias que se dedican a la producción de miel de abeja.

En 2018 la industria apícola cerrará con una producción de al menos 63,000 toneladas de miel, lo que lo que representará una cifra récord después de que en 2015 se lograron 62,000 toneladas.

Según datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en 2012 a 2017 se registró una caída de 12.9% en la producción nacional de miel, al pasar de 58 mil 602 toneladas a 51, 065 toneladas. Durante ese periodo se exportaron 27,722 toneladas y, de ellas, el 41.2% tuvo como destino el mercado alemán, 18.6% llegó al estadounidense y el restante los conjuntaron 26 naciones más.

Los estados de Yucatán, Campeche, Puebla, Guerrero y Jalisco fueron los que más dejaron de producir durante esos seis años, pues tuvieron una reducción de 58.2 por ciento, 51.2 por ciento, 22.4 por ciento, 10.4 por ciento y 2.1 por ciento, en ese orden.

El representante de las comisiones de Ganadería, Agricultura y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, señaló que lo anterior es sólo una de las consecuencias que ha propiciado la disminución de la población de abejas en nuestro país.

El riesgo es cada vez mayor por el uso constante de agroquímicos, pesticidas y neonicotinoides – insecticidas que actúan en el sistema nervioso central de los insectos-, los cuales son altamente tóxicos para las abejas, afirmó.

El representante de las comisiones de Ganadería, Agricultura y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, Efraín Rocha Vega a confió que el próximo año se pueda contar un presupuesto de al menos 141 millones de pesos, lo que les permitirá impulsar diversos proyectos y repoblar las colmenas de la apis mellifera, la especie más común para la producción de miel en México.

Comments

comments